Señales de alerta del TEA, ¿cómo saber si un niño tiene autismo?

señales del autismo
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Meli Martínez

¿Cuándo podemos darnos cuenta y cómo de que un niño tiene autismo?

Si el autismo es de nacimiento, ¿por qué no lo podemos saber al nacer?

¿Por qué es tan importante detectarlo por el comportamiento del niño y no por una prueba médica?

Estas son algunas de las preguntas que tanto profesionales de la salud y como de la educación nos hemos hecho en algún momento, también las familias. La respuesta a cómo saber si un niño o tu hijo tiene autismo la vamos a resolver en este post.

La realidad es que, si bien los diagnósticos son cada vez más precoces, todavía hay muchos niños que llegan tarde al diagnóstico y es un acuerdo de la comunidad internacional que un diagnóstico temprano es esencial en la evolución de un niño con autismo. 

Es posible que lo que esté fallando es una falta de conocimiento y reconocimiento de las señales de alarma que nos indican que el niño no está teniendo lo que los profesionales llaman una evolución típica.

El principal problema es que de momento no hay marcadores bioquímicos para detectar el autismo y por tanto no hay pruebas médicas que determinen que una persona tiene o no TEA. El Trastorno del Espectro del Autismo se diagnostica en base a la observación y evaluación del comportamiento de la persona. Por este motivo es sumamente importante estar atentos a las conductas de los niños en función de su edad evolutiva.

El reconocimiento de las manifestaciones tempranas del autismo mejora la capacidad de los especialistas para un diagnóstico precoz. Actualmente es posible el diagnóstico clínico a partir de los 18-24 meses.

Las primeras preocupaciones de los padres suelen aparecer a partir de esa esos 16-18 meses y suelen comentar:

  • Escasa respuesta al nombre (“a veces parece sordo”).
  • No habla ni parece interesado en relacionarse.
  • Mirada escasa o ausente, no la usa para relacionarse.
  • No señala lo que quiere (“Me coge y me lleva para que se lo alcance”).
  • No comparte lo que le interesa (“prefiere jugar solo”).
  • Conductas repetitivas (“le gusta mucho encender y apagar el interruptor de la luz”).

Las preocupaciones de las familias suelen estar bien fundamentadas, de hecho, en el 60% de los casos son los progenitores los primeros en detectar los síntomas. Y a partir de este momento y ya a lo largo de su vida, los familiares serán los expertos en su familiar con autismo. En estos momentos no se puede plantear realizar un diagnóstico o una intervención al margen de la familia.

Todos los especialistas en TEA estarán de acuerdo que las señales de alerta que implican la necesidad de una evaluación específica más amplia son:

  • Si a los 12 meses el niño no balbucea y/o no hace gestos (decir adiós con la mano).
  • Si a los 16 meses no dice palabras sencillas
  • Si a los 24 meses no hace frases de 2 palabras de forma espontánea (que no sean ecolálicas, es decir repeticiones de palabras no funcionales).
  • Si a cualquier edad pierde habilidades del lenguaje o de interacción social previamente adquiridas.
  • Tener algún familiar cercano con TEA.

Algunos estudios de investigación (Wetherby 2004) han evidenciado las siguientes conclusiones:

  • A los 6 meses no se encuentran diferencias entre niños con TEA y niños con desarrollo típico.
  • Entre los 9 y los 24 meses se observa una pérdida de habilidades de comunicación social.
  • A los 12 meses existen diferencias significativas en la mayoría de las variables:
    • Mirada a las caras
    • Menor sonrisa social/sonrisa compartida
    • Vocalizaciones dirigidas a los otros
    • Menor respuesta al nombre

 

  • A partir del año, van apareciendo otras dificultades:
    • Sociales: menor variedad de expresiones emocionales, menor alegría compartida, menor atención al malestar del otro.
    • Comunicativas: menos conductas de atención conjunta.
    • Simbólicas: menos imitación y realización de juego simbólico.
    • En algunos casos, conductas e intereses repetitivos y estereotipados con el cuerpo y/o con objetos (aleteos, por ejemplo).
    • En otros casos puede darse intereses/dificultades sensoriales atípicos (atracción o molestia excesiva por algunos sonidos, luces, texturas, etc.). 

 

  • En el segundo año de vida ya son muy evidentes las dificultades de los niños con TEA porque confluyen en un conjunto de síntomas que facilitan el reconocimiento y la identificación de los TEA.

Por todo ello, los profesionales deben vigilar la presencia de posibles señales de alarma desde al menos los 6 meses de edad. La derivación a atención especializada a cualquier edad siempre que se sospeche un TEA para descartar que exista, bien para comenzar un programa de atención temprana y hacer un seguimiento periódico, bien para tener un diagnóstico temprano que nos permita comenzar con un programa individualizado lo que sin duda redundará en una mejor evolución en el desarrollo del niño.

¿Qué necesitamos para que se diagnostique más y mejor a los niños con autismo?

Para empezar, sería muy beneficioso que tanto los profesionales de la salud (pediatras, neurólogos, psiquiatras, psicólogos, etc.) como los profesionales de la educación (maestros, pedagogos, orientadores, logopedas, etc.) tuvieran conocimiento de las señales de alerta para poder reconocer y derivar a esos niños a un especialista y descartar o no la presencia de autismo.

Por supuesto, para que estos profesionales detecten a tiempo estas señales, y tengamos cada vez diagnósticos más precoces, es sumamente necesario que haya formación específica en autismo. En Gatea creemos que la formación es clave para ayudar más y mejor a las personas con TEA y sus familias, por eso contamos con programas de aprendizaje especializados en autismo, como nuestro Máster en Trastornos del Espectro del Autismo.

Por resumir en una tabla muy explícita de un estudio longitudinal First Words Project de la Universidad de Florida identificó «banderas rojas» para los TEA a los 2 años.

4 banderas rojas que distinguen niños con TEA y retrasos en el desarrollo de niños con un desarrollo típico

  1. Ausencia de la conducta de señalar
  2. Ausencia de juego convencional con una variedad de juguetes
  3. Ausencia de respuestas a las señales del contexto
  4. Ausencia de vocalizaciones comunicativas con consonantes

 

9 banderas rojas que permiten distinguir niños con TEA de niños con retrasos en el desarrollo y de niños con un desarrollo típico: 

  1. No mostrar cosas a los demás
  2. Ausencia de la coordinación de la comunicación no verbal (mirada, gesto, vocalización, emoción)
  3. No compartir interés o placer
  4. Movimientos repetitivos con objetos
  5. Ausencia de mirada adecuada
  6. Falta de respuesta a su nombre
  7. Ausencia de mirada directa junto a experiencia cariñosa o placentera
  8. Prosodia inusual
  9. Movimientos o actitudes corporales repetitivas

Cuando los profesionales conocemos y reconocemos un comportamiento o rasgo sospechoso y creemos que hay que derivar a una evaluación a un especialista. ¿Qué hace un profesional si ha detectado banderas rojas? ¿Cómo se lo insinúa a la familia?

Para finalizar me atrevería a dar un pequeño consejo en relación con esto. Como hemos visto en el 60% de los casos los padres ya han detectado esas señales (puede que estén en fase psicológica de negación o puede que lo están ya evaluando sin comentarlo), si este no es nuestro caso yo creo que es aconsejable reunirse con ellos en privado y comentarles que se han observado conductas llamativas y que sería aconsejable descartar algún tipo de dificultades importante.

Creo que no es adecuado callarse si se han observado estas señales de alerta, tampoco creo que lo sea decir que tiene rasgos autistas porque un diagnóstico sólo puede realizarlo un especialista con formación específica pasando las pruebas diagnósticas adecuadas. Yo creo que lo correcto es decir la verdad, que se han observado conductas que nos llevan a recomendar una evaluación para descartar algún problema, y por supuesto enfocarse en que es por el bien del niño o adulto con estas conductas y sus familias.

Recibe nuestras actualizaciones del blog

Loading

Últimos post

¿En qué os podemos ayudar?
Aprender mientras se enseña
Consejos para disfrutar de las vacaciones
Vuelta al cole, autismo y covid-19

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. You ought to take part in a contest for one of the greatest sites online. I most certainly will highly recommend this site!

  2. אני מאוד ממליץ על אתר הזה כנסו עכשיו ותהנו ממגוון רחב של בחורות ברמה מאוד גבוהה. רק באתר ישראל נייט לאדי נערות ליווי

  3. Content Generator

    Artificial intelligence creates content for the site, no worse than a copywriter, you can also use it to write articles. 100% uniqueness, scheduled posting to your WordPress :). Click Here:👉 https://stanford.io/3FXszd0

Deja una respuesta

Conoce el programa del Máster en Trastornos del Espectro del Autismo de Gatea, el más completo del mercado. Déjanos tus datos y en seguida te lo mandaremos a tu correo electrónico.